Autor: nico

Llaman a plantar flores para las abejas.

Según publica el diario El Mercurio, las abejas están muriendo a un tasa del 8% anual, por esto, la ONG Plan Bee, acaba de poner en marcha la campaña Polinicemos Chile. La idea es encontrar espacios donde las abejas y miles de otros insectos puedan encontrar alimento.

Paula Pedreros, ingeniera agrónoma y parte de Plan Bee, dice que “todos podemos darle una mano a las abejas, plantando las flores correctas y así proveerlas de néctar y polen”.

Al plantar estas flores, se ayudara a las abejas y miles de insectos polinizadores que están en peligro de desaparecer, dice Pedreros.

La ONG  ya lleva varios meses trabajando en la conservación de las abejas melíferas, ya cuenta con una primera reserva en la zona de Los Molles, y ahora se está trabajando en la ubicación de otro sector que sirva como reserva, que puede ser en el sector de Pucón, Los Lagos o Linares.

FUENTE: http://economia.terra.cl/piden-plantar-flores-en-todo-chile-para-salvar-a-las-abejas,4bd959d3dcee7410VgnVCM10000098cceb0aRCRD.html

 

Bacterias en abejas combaten infecciones.

Investigadores de la Universidad de Lund, en Suecia, identificaron 13 bacterias producidas por los estómagos de las abejas y contenidos en la miel, que se podrían utilizar como alternativa natural para combatir las infecciones.

Los hallazgos publicados en la International Wound Journal, indican que las 13 bacterias ácido lácticas que se encuentran en la miel fresca producen un sinnúmero de compuestos activos antimicrobianos.

“Hemos descubierto que la miel en realidad contiene millones de bacterias de ácido láctico que nunca se habían visto antes. Las bacterias viven en simbiosis con las abejas en sus estómagos”, resaltó el Dr. Tobias Olofsson, uno de los investigadores.

Precisó que las abejas usan dichas bacterias “para proteger el néctar que se transforma en miel. También son usadas para protegerse a sí mismas y proteger a las larvas de posibles enfermedades. Estas son una parte importante del sistema inmunológico de las abejas”.

Las bacterias encontradas por los científicos fueron probadas en laboratorio en patógenos de heridas severas en humanos, tales como el estafilococo aureus resistente a la meticilina, la pseudomona aeruginosa y el enterococo resistente a la vancomicina, entre otros. La aplicación de las bacterias ácido lácticas eliminó a cada uno de los agentes infecciosos.

Según los investigadores, el secreto de los sorprendentes resultados está en el gran espectro de sustancias activas involucradas.

“La mayoría de los antibióticos tienen una sustancia activa, que es efectiva sólo sobre un espectro limitado de bacterias. Cuando se utilizan vivas, estas 13 bacterias ácido lácticas producen el tipo adecuado de compuestos antimicrobianos que se necesitan, dependiendo de la amenaza. Parece haber funcionado bien durante millones de años al proteger la salud de las abejas y la miel de otros microorganismos dañinos”, dijo Olofsson.

Los resultados de acuerdo con los autores del trabajo, tienen implicaciones para los países en desarrollo, donde la miel fresca es de fácil acceso, pero también para los países occidentales, donde la resistencia a los antibióticos está aumentando seriamente.

Dulce antibiótico natural

Natural Standard, empresa de investigación internacional sobre medicina alternativa refiere que la importancia terapéutica de la miel como agente antibacteriano se reconoce desde 1892; las investigaciones modernas han evaluado el rol de la miel en el manejo de heridas crónicas así como otras indicaciones. Se ha utilizado desde los tiempos de las antiguas civilizaciones egipcias, asirias, chinas, romanas y griegas como un remedio medicinal en el tratamiento de heridas, varias enfermedades gastrointestinales y afecciones cutáneas.

Según un estudio realizado en la Universidad de Sidney, en Australia, la miel puede sustituir a la mayoría de los antibióticos que se utilizan para curar heridas como las causadas por cortes o lesiones en la piel. Los investigadores encontraron que cuando se aplica sobre la herida, la miel libera lentamente peróxido de hidrógeno, un compuesto antibacteriano, antimicrobiano y antiséptico producido a partir de una enzima, que desinfecta la herida, mata los gérmenes y cura la piel lesionada.

Además, la viscosidad de la miel proporciona una barrera protectora y forma un ambiente húmedo para la herida, reduciendo la posibilidad de formación de cicatrices. La miel suministra los nutrientes necesarios para la regeneración del tejido sano y estimula el crecimiento de los nuevos capilares sanguíneos.
FUENTE: https://salud.univision.com/es/medicina-natural/bacterias-de-las-abejas-poderoso-antibi%C3%B3tico

En 15 años podrian desaparecer las abejas de Chile.

Las abejas podrían desaparecer de Chile en sólo quince años, pero nuestro país también podría convertirse en el último refugio de estos laboriosos y benéficos insectos, según dijeron a Efe los expertos de la ONG “Plan Bee”.

La población de abejas disminuye un 8,0 % cada año, lo que proyectado a quince años se convertirá en un serio peligro de extinción para la especie, advierte Paula Pedreros, cofundadora de la organización.

La paradoja es que Chile, debido a sus condiciones geográficas y recursos hídricos, también podría convertirse en el último refugio de las abejas, cuya existencia está amenazada por igual en todo el mundo, debido a factores que resultan comunes en los cuatro puntos cardinales.

“La sequía, deforestación, el uso de pesticidas, las antenas de la telefonía celular, torres de alta tensión, cultivos transgénicos y la invasión de especies invasoras, como las avispas africanas llamadas ‘chaquetas amarillas’ en Chile”, enumeró Paula Pedreros.

“Es fundamental darse cuenta de que nuestra existencia como seres humanos depende de la vida de las abejas, ellas son ahora el principal indicador de que nuestro planeta está agonizando”, subrayó.

Tras analizar más de 52.000 colmenas en dos años en las regiones chilenas de Coquimbo y Valparaíso, los profesionales de Rejipro, una empresa chilena dedicada a la extracción de propóleos, se percataron de que era necesario crear un ‘plan B’ para trabajar por la concienciación de la sociedad sobre la conservación de las abejas.

La forma de contrarrestar estas adversidades comienza, según Pedreros, “por pedir a los habitantes de Chile que planten flores, para poder recuperar y mantener la población de abejas”.

Hay que tener presente “que este proyecto ayudará a descontaminar la tierra” remarcó la experta.

Plan Bee ha emprendido también una amplia campaña en los colegios, enseñando a los jóvenes la importancia de la abeja en la vida diaria y promoviendo la instalación de colmenas urbanas en Santiago, la capital chilena.

“Estamos creando espacios para la biodiversidad, ya tenemos la primera reserva de abejas en Los Molles (pueblo costero a 300 kilómetros al norte de Santiago) y esperamos de aquí a fin de año tener al menos dos más”, explicó Pedreros.

Sin embargo, desde la ONG reclaman “medidas del gobierno para evitar la desaparición de las abejas”, razón por la cual han escrito cartas a los ministros de Agricultura (Carlos Furche) y del Medio Ambiente (Pablo Badenier) denunciando la utilización de plaguicidas neonicotinoides en los cultivos.

Tales sustancias, “están perjudicando gravemente la población de abejas, de otros insectos polinizadores y de aves silvestres”, protestó Paula Pedreros.

La desaparición de las abejas supondría además la pérdida de miles de empleos que dependen directamente del trabajo de estos insectos, especialmente en el ámbito rural.

Asimismo, provocaría un a drástica disminución de los ingresos del sector frutícola y transformaría la cadena alimentaria tal y como la conocemos, razones suficientes para pasar a la acción y evitar que se extingan en los próximos 15 años, concluyó la experta.

FUENTE: EFE